TANZANIA Cautivadora: Esencia Africana. Capítulo 3.

Día 6º : CRÁTER DEL NGORONGORO

Si los ángeles hubieran fotografiado el Edén, las imágenes tomadas se parecerían a las del cráter del Ngorongoro.” Palabras de Reinhard Künkel, autor de un libro sobre este apasionante rincón de Tanzania.

Ngorongoro es una zona de conservación natural situada en Tanzania, en la zona volcánica conocida como “las Tierras Altas”. Esta escisión del Parque Nacional de Serengueti, con sus más de 8.000 kilómetro scuadrados, es un lugar espectacular para ver animales, ya que multitud de ejemplares de los “Cinco Grandes” campan aquí a sus anchas. La reserva natural de Ngorongoro (Tanzania) es lo que se podría llamar un micromundo. En realidad es el cráter de un volcan inactivo cuyas fronteras naturales ha permitido desarrollar diferentes microsistemas en un área muy pequeña. Un antiguo cráter de origen volcánico de casi 20 kilometros de diámetro situado a una altitud de 2.200 metrossobre el nivel del  mar.

Las tierras altas del Ngorongoro constituyen un escenario volcánico de increíble belleza. Las vistas desde el  4×4  son impresionantes!

Unos 25.000 animales conviven en este crater. Leones, elefantes, búfalos, antílopes, buitres, águilas, impalas rinoceronte, cebras, ñus, chacales, hipopótamos, hienas y aves acuáticas, monos, pitones …imagínate que espectaculo! Con un poco de suerte podréis ver algún ejemplar de rinoceronte negro  pastando en la sabana. Son ejemplares de los que ya quedan muy poquitos. Resulta sobrecogedor su tamaño y sus enormes cuernos. También os recomiendo estar atentos a los árboles porque seguramente podréis ver en el bosque de Ebay algun leopardo encaramado en los árboles.  ¡¡¡¡¡Toda una experiencia!!!!!

 

Las tierras altas del Ngorongoro constituyen un escenario volcánico de increíble belleza. Las vistas desde el  4×4  son impresionantes! Cuando comienzas el descenso por una de las paredes de la caldera el paisaje te enamora enseguida. La magnitud del cráter es espectacular, te quedas con la boca abierta!

Debido a su altitud hay que recordar que tanto a primera hora de la mañana como última hora de la tarde refresca por lo que es muy recomendable llevar en nuestra mochila de mano un jersey-chaqueta o algo similar.

La verdad es que esta visita fue una experiencia preciosa, fuerons 2 días muy especiales para todos, disfrutando de un ecosistema único en el mundo. La paz que se respira en este cráter, así como su belleza, son extraordinarias. Sin lugar a dudas, nuestra visita fue una experiencia inolvidable.

 

Día 7º y 8º: SINYA

Nos trasladamos a una reserva privada de unos españoles encantadores, Julio y Nuria que está situada a los pies del Kilimanjaro y se trata de una antigua reserva privada de caza llamada “Sinya”, donde esta singular pareja han montado un campamento privado con todas las comodidades que os podáis imaginar y un servicio de 10.

Situado junto al parque nacional de Amboseli, es ruta natural de tránsito para los enormes elefantes de grandes colmillos que vienen del Amboseli y que gracias a una concesión del poblado masai podemos disfrutar. Advertir que los elefantes, en ocasiones, pueden llegar hasta la misma tienda. Y que eso produce mucha emoción y un poco de susto. África es lo que tiene …

El campamento está formado por unas 8-10 tiendas de campaña con duchas y lavabos de campaña ( portátiles)  y una tienda comedor en la que se hace la vida con el grupo  y   con vistas al impresionante monte Kilimanjaro. Y todo ello en unas instalaciones que parecen mínimas y en mitad de ninguna parte.

Para la seguridad del viajero (que es total) este campamento se encuentra día y noche escoltado por masais (armados con lanzas). Se pueden hacer un montón de actividades  como rutas de senderismo con los masais. Por fin, gusta poder hacer alguna caminata a pie, en compañía de algún masai que cuenta cosas sobre la naturaleza, los animales, la tierra… y que en conjunto compone un magnífico entretenimiento. Gusta y mucho el contacto con los masai. También se pueden realizar safaris en busca de animales en 4×4 …y un montón de posibilidades en un entorno único. Además la comida es fantástica. Se han traído las semillas de España y crian tomates, lechugas y demás hortalizas en una granja que tienen cerca del Ngorongoro … la verdad que es una maravilla y el trato inmejorable. Y como experiencia única, visitar el poblado masai en el que viven (no es turístico) y visitar su mercado, muy llamativo que reúne a la comunidad de la región. Yo conseguí que me vendieran una de sus lanzas!

Toda una experiencia para disfrutar a tope y creo que pone la guinda a un viaje inolvidable del que aunque nos de mucha pena ha llegado a su fin… espero que os haya gustado. Pero como no es lo mismo contarlo que vivirlo, os recomendaría hacer este viaje al menos una vez en la vida. Estoy seguro de que no os arrepentiréis.

 

Atención: Utilizamos cookies para asegurar que te ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información haz click Leer más... Aceptar