LAPONIA Mágica en FINLANDIA: Capítulo 2

Día 3: Rompehielos Sampo

Seguimos probando diferentes modos de locomoción. Hoy nos toca tren y rompehielos. Salimos de Rovaniemi hacia Kemi, unos 90 minutos en tren. De camino a la estación comprobamos que en Finladia a estas temperaturas y con carreteras en las que el asfalto es una ilusión, hay personas que se mueven en bici. El paisaje es impactante. Campos llenos de pinos cubiertos de nieve que por el peso acumulado en sus ramas tocan el suelo. De vez en cuando alguna lucecita nos señala alguna casa de madera, perdida en el medio de la nada.

Rompehielos Sampo FinlandiaLlegamos a Kemi. Una de las actividades que más van buscando las personas que viajan hasta Finlandia es la realización de algo tan original y diferente como una travesía en un auténtico rompehielos por el ártico. Los más aventureros no deberían perderse esta aventura.  Sin duda una de las experiencias más increíbles que podemos vivir en Laponia finlandesa es una travesía de 4 horas a bordo de un rompehielos, la recordarás toda la vida.

Enseguida nos familiarizamos con Sampo, nuestro rompehielos reconvertido  en atracción turística. Nos fueron explicando su funcionamiento, su historia, su quéhacer anterior a la jubilación forzosa. Nos adentramos en el mar de hielo. Sampo resquebraja la gruesa capa helada y hace que cruja. Todo cruje en el barco y vimos asombradas cómo íbamos dejando atrás bloques fragmentados de hielo y un estrecho camino por el que Sampo avanzaba. Llegó la parte en la que nos ofrecieron lanzarnos al agua. ¡Nos colocaron un traje especial que ni en la NASA! Nuestros movimientos se volvieron torpes, parecíamos pingüinos. Con un leve empujón nos zambullimos en un trocito de mar helado. Flotamos, no sentimos frío. El paisaje impacta mucho también. El paisaje en Finlandia no se puede olvidar. Mar helado por todas partes. Un blanco diferente. Un barco entero sobre el hielo viendo cómo otros prueban lo que es nadar en estas aguas.

Llegó la hora de comer en el comedor del Sampo.  Comida finlandesa también, probamos el reno que nos ayudó a ganar temperatura. Volvímos a Kemi con una cantidad de imágenes en nuestras cabezas que nos acompañarán para siempre.

Abrimos nuestros ojos a un paisaje de cuento, de esos que parece que no pueden existir. Aprendimos a cuidarnos, a protegernos y a intentar vivir con la misma normalidad que ellos lo que en nuestro país de origen hubiera sido un absoluto caos.

 

Día 4: Visita Museo Arktikum y vuelo a Helsinki

Este penúltimo día lo aprovechamos para hacer turismo por Rovaniemi. ¡En un termómetro llegamos a ver -26 grados! Queríamos pensar que el termómetro estaba estropeado, pero en esta tierra la temperatura es algo con lo que no se juega, funcionaba perfectamente. Por cuestiones de comodidad, ya que ibamos a pasar tiempo viendo museos y luego teníamos vuelo a Helsinki, parte de nosotras decidió protegerse menos del frío. Un único pantalón, un jersey menos… error! En Laponia no se puede no tener en cuenta la temperatura, por muy incómodo que resulte despojarse de capas al entrar en cada edificio hay que hacerlo. Pasear sin las capas necesarias puede hacernos sentir que nos duele cada músculo, cada hueso.

Arktikum - HelsinkiVisitamos el museo Arktikum, icono cultural de la ciudad. Un extraordinario museo que explica y recrea la vida en el ártico en un espléndido entorno arquitectónico: la cultura, la naturaleza, el clima, la historia, sus gentes. Todo ello explicado de forma amena y educativa. Resultó muy interesante.

Por la tarde llegamos a Helsinki, conocida cariñosamente como la “Hija del Báltico“, dejando atrás el frío extremo, nos encontramos con una ciudad con mucha vida. Es una de las ciudades más modernas y progresistas de Europa. Dimos una vuelta por la ella y comprobamos que era un sitio muy animado con pubs, bares y cafeterías llenas de gente. La primeras sensaciones fueron muy positivas. La belleza de la ciudad se debe a su paisaje: Helsinki se halla en un entorno natural y se extiende sobre pequeñas islas conectadas a tierra firme por transbordadores y puentes.

Día 5: Visita a Helsinki

Helsinki está llena de eventos culturales y todos sus monumentos se encuentran en el centro de la ciudad y a muy poco distancia a pie. Por la mañana visitamos la iglesia ortodoxa dela Trinidad, la catedral luterana, el ayuntamiento, la plaza del senado y un mercado cerca del puerto. Aquí pudimos conocer productos autóctonos finlandeses. Tener un puesto en este mercado no debe ser tarea fácil. El frío no es tan intenso pero no se superan los 0 grados y estar de pie durante horas anunciando tus productos, no está hecho para cualquiera.

HelsinkiDesde el puerto vemos los barcos que salen hacia Tallín, capital de la república de Estonia. Según un famoso dicho:”El mar dio a luz a Helsinki y su puerto la hizo crecer“. Su condición de ciudad abierta al mar, le dan un carácter muy especial y encantador que proporciona un sinfín de experiencias tanto en invierno como en verano. Nos hubiera gustado visitar Tallín, pero ya no nos queda tiempo.

Helsinki también nos ofrece una gran diversidad de actividades al aire libre. Es muy fácil poder alquilar unos patines, unas raquetas de nieve o unos esquís. Y para aquellos que quieran una experiencia más fuerte, un baño en las heladas aguas del Báltico. O si prefieres algo un poco más relajado, un paseo por las orillas y por el mar cubierto de hielo.

En Helsinki pusimos punto y final a nuestro viaje. Viajar siempre marca y siempre te deja algo para el resto de la vida. En Laponia entendimos el significado de la palabra frío, nada que ver con la idea de frío que podemos tener aquí. Abrimos nuestros ojos a un paisaje de cuento, de esos que parece que no pueden existir. Aprendimos a cuidarnos, a protegernos y a intentar vivir con la misma normalidad que ellos lo que en nuestro país de origen hubiera sido un absoluto caos.

Atención: Utilizamos cookies para asegurar que te ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información haz click Leer más... Aceptar