LAPONIA Mágica en FINLANDIA: Capítulo 1

Al norte de los países escandinavos, por encima del círculo polar ártico, la Laponia Finlandesa ofrece multitud de experiencias y actividades invernales.

Finlandia - Aurora BorealHablar de Laponia es hablar de naturaleza pura. Enseguida nos dimos cuenta que es una región mágica, hogar de Papá Noel y como veréis, un destino excepcional para practicar actividades como pasear a través de los nevados bosques lapones en trineos de perros huskies o renos, surcar los lagos helados en potentes motos de nieve y demás, siempre  rodeado de espectaculares paisajes.

El invierno ártico, con su intimidatorio aspecto, no paraliza a los habitantes de Laponia; al contrario, sus actividades se multiplican con la llegada de los turistas. Rovaniemi, es la capital de la Laponia Finlandesa, es el lugar adecuado para iniciar la visita a la región. ¡Así que empezamos!

Día 1: MADRID – ROVANIEMI: la ciudad de la nieve que brilla debajo de las asombrosas luces de la aurora boreal. 

Salimos de Madrid a Rovaniemi vía Helsinki y ya en esta escala empezamos a comprobar lo que es el duro invierno finlandés. En el aeropuerto, completamente  nevado, los aviones esperaban a ser liberados de la capa de nieve que les cubría y ésto era sólo una pista de lo que en Rovaniemi, a 800 kms al norte de Helsinki, nos íbamos a encontrar.

Llegamos a la capital del a Laponia Finlandesa. Todo lo que nos rodeaba se encontraba cubierto de una espesa capa de nieve. Esto sin embargo no parece detener la marcha de sus habitantes y la vida parece discurrir con total normalidad.

rovaniemi-laponia

Vinieron a recogernos al aeropuerto en un coche que nos llevó hasta el hotel. ¡Quedamos asombradas de la velocidad con la que conducen a pesar de la nieve y el hielo! ¡Increíble! Los neumáticos con clavos que utilizan les permiten moverse sin mayor problema. En el interior comprobamos que tampoco había lugar para el frío ya que en muchos casos los asientos iban equipados con calefacción. Además de toda esa nieve, en Rovaniemi podemos encontrar un vibrante escenario cultural con conciertos, teatro y exposiciones de arte.

Situada en el Círculo Polar Ártico, Rovaniemi descansa en el cruce entre el Norte y el Sur, en la frontera del Ártico. Se ha convertido en una ciudad moderna, llena de vida con sus cararterísticas únicas. Hay ocho estaciones diferentes a lo largo del año aquí en el Norte, cada una de ellas con su propia luz del día, temperatura y fenómenos naturales. Llegamos al hotel y ya no quedaba mucho más que hacer.  ¡Eran ya las cinco de la tarde y hacía ya tres horas que había anochecido! Nos tomamos un buena sauna, cenamos y a descansar del viaje. Nos metimos ansiosos a la cama pensando en el emocionante día que nos esperaba.

 

Día 2: ROVANIEMI: Excursión a una granja de huskies en motos de nieve, Santa Park y cena en igloo.

Desayunamos y salimos del hotel ataviados con la ropa que utilizamos habitualmente cuando vamos a esquiar.  A pesar de ésto, cuando llegamos a las oficinas de la agencia con la que íbamos a realizar la excursión, todavía nos esperaban unos buzos que nos pusimos encima de todas las prendas que ya llevábamos y que junto con los guantes y los cascos que nos colocaron, ¡allí no había quien se moviese!

Cruzamos un lago helado que facilita el primer contacto con las motos, lo hacemos en línea recta y sin ningún obstáculo… llegamos a una zona arbolada y el paisaje se convierte en un auténtico cuento de hadas . ¡Qué maravilla!

Finlandia Motos

¡En fin! Con todo ésto y por si  fuera poco… todavía nos quedaba montarnos en las motos de nieve y hacernos con las nociones básicas para manejarlas y poder llegar hasta la granja de huskies, toda una proeza! En cada moto podemos montarnos dos personas, de momento voy de “paquete”,  no me atrevo a coger los mandos hasta el viaje de regreso. Los guías locales se ocupan de tu seguridad y comodidad durante toda la aventura. El aire puro, la paz y el silencio de la naturaleza, y esa sensación de espacio abierto a tu alrededor fueron nuestros acompañantes.

Nos ponemos en marcha y aunque ya eran las 10:00 de la mañana , todavía no había amanecido en Rovaniemi.  Cruzamos un lago helado que facilita el primer contacto con las motos, lo hacemos en línea recta y sin ningún obstáculo. Cuando ya llevamos un rato, llegamos a una zona arbolada y el paisaje se convierte en un auténtico cuento de hadas . ¡Qué maravilla!

Al cabo de una hora llegamos a la granja de huskies pero antes de visitar a estos preciosos animales, nos llevaron a una cabaña y junto a una redonda chimenea tomamos un calentito jarabe de manzana que nos reconfortó. Alguien cometió la “imprudencia” de quitarse los guantes para grabar el exterior de la granja en vídeo… Empezamos a entender que con el frío se puede vivir, pero hay que protegerse. La cabaña se convierte en tabla de salvación.

Una vez  fuera, un paseo en trineo tirado por un equipo de huskies resulta una experiencia fascinante.  Tras el paseo y la visita de la granja, ahora con más confianza me coloque en la parte delantera de la moto y emprendimos el viaje de regreso. A pesar del frío, la experiencia resultó maravillosa!

Finlandia - Papa NoelComimos cerca del hotel y por la tarde nos dirigimos en autobús a la aldea de Papá Noel situada a 8kms del centro de Rovaniemi, una aldea dedicada a este personaje navideño, que se puede visitar todo el año Aquí visitamos su taller, su oficina de correos  y hasta el propio Papá Noel! Fue un encuentro entrañable…  los duendes franquean tus postales con un sello especial. A 800 metros está el Santa Park, otro parque temático navideño, construido en una cueva con 200 metrosde túneles.  Si nuestro primer contacto con Rovaniemi en coche resultó impactante, ver cómo se manejaba un autobús por auténticas pistas de hielo fue si cabe, más impresionante.

Tras un par de horitas de descanso en el hotel, imposible pasear por la ciudad con el frío que hace, nos preparamos para una cena en un igloo a las afueras de Rovaniemi. El lugar, lejos de las luces de la ciudad, resultó un marco perfecto para poder ver alguna aurora boreal. No tuvimos suerte y no vimos ninguna pero la cena nos dejó huella.

Finlandia - Hotel IglúSabíamos que no íbamos a poder tener una larga sobremesa, estábamoss a mayor temperatura que fuera, pero no dejamos de estar a bajo cero. Nos explicaron cómo se manejan en un entorno tan peculiar. Los camareros también tienen que adaptarse al entorno en el que trabajan. Todo es hielo, los mostradores son hielo, la mesa es hielo, las paredes por supuesto que lo son también. Cenamos con toda la ropa encima, nos sirvieron una comida que fundamentalmente nos supo a caliente y nos reconfortó durante la hora escasa que permanecimos dentro. Platos típicos lapones y agua con gas para evitar tener hielo en nuestros vasos.

Nos dijeron que había personas que solían quedarse a dormir, agradecimos tener concertado un hotel. Entendemos que el frío durante toda una noche podía llegar a convertirse en insufrible. Volvímos en taxi al hotel.

 

 

Atención: Utilizamos cookies para asegurar que te ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información haz click Leer más... Aceptar