Costa Oeste + Bora Bora, el mejor viaje de mi vida. Capítulo 1.

¡E-s-p-e-c-t-a-c-u-l-a-r! Con todas sus letras… Teníamos ganas ya de redactar esta pedazo experiencia que tuvimos la suerte de vivir el pasado mes de mayo. Después de muchos años con mi pareja, decidimos dar el paso y casarnos. Y con la boda, no me podía quitar de la cabeza el impresionante viaje que íbamos a realizar juntos, el mejor que hemos hecho hasta el momento sin ninguna duda: San Francisco, Las Vegas, Los Angeles y Bora Bora. Estamos deseando de contaros los rincones más mágicos y especiales que hemos conocido en cada uno de ellos y por supuesto, las innumerarables anécdotas vividas a lo largo de estas 3 semanas de viaje. No te lo puedes perder, ha sido un viaje de película: el Golden Gate, Alcatraz, el Strip de Las Vegas, los casinos, el Gran Cañón, Hollywood, Beverly Hills, Santa Mónica, Venice Beach, la laguna de Bora Bora… ¡acompáñanos!

SAN FRANCISCO
El viaje empezó en Bilbao. Llegamos a Paris, a la terminal internacional de Charles de Gaulle, que por cierto, es una maravilla, modernísimo, se te pasa el tiempo volando nunca mejor dicho. Nos esperaba un vuelo directo de 10 horas y media hasta San Francisco. Llegamos sin problemas, a la hora prevista. Al aterrizar, pudimos disfrutar de las fantásticas vistas de la bahía de San Francisco… estábamos ilusionadísimos y con ganas de salir del avión y patearnos la ciudad.

San Francisco es una de las ciudades más turísticas de los Estados Unidos y eso, se nota por la calle. Es una parada obligatoria a la hora de visitar la costa oeste del país. Cuenta con casi 900.000 habitantes, que para ser una ciudad tan importante son muy pocos. Es una ciudad pequeña, y muy fácil de conocerla incluso a pie. Nuestro hotel se situaba en Union Square, una de las plazas más importantes y animadas de San Francisco. Aquí, como en sus calles aledañas nos encontramos con muchos bares, tiendas, restaurantes de todo tipo… mucho y buen ambiente en general. Una zona tranquila y segura. Estábamos en el corazón de San Francisco.

Teníamos contratado un pequeño tour con un guía personalizado. Fue todo un acierto puesto que nos enseñó los rincones más importantes de la ciudad. Cómo no, visitamos el Golden Gate, con casi 3 kilómetros de longitud, es el símbolo de San Francisco y uno de los puentes colgantes más largos del mundo. Nos adentramos por el maravilloso barrio de Castro para subir a Twin Peaks, los picos gemelos, el mejor lugar de San Francisco para apreciar la ciudad. Las vistas son increíbles. Atención con el viento en San Francisco, corre mucho y a 280 metros de altura aún más.

Siguiente estación, Alamo Square. Sus casas victorianas de colores han sido utilizadas para rodar famosas películas y series. Seguimos serpenteando la preciosas calles para llegar al barrio de Little Italy. En realidad el barrio se sitúa en North Beach y está repleto de restaurantes en los que puedes degustar un buen plato de pasta o una deliciosa pizza. Con un ambiente más europeo, es un bonito barrio para pasear tranquilamente y acabar cenando en uno de sus múltiples restaurantes italianos. Pasamos por la animada zona de Chinatown, muy singular y pintoresco. El guía también nos acercó hasta Japantown, el barrio japonés más grande y antiguo de Estados Unidos.

Las calles empinadas de San Francisco son conocidas a nivel mundial y Lombard Street es una de las más famosas. La bajamos en coche. El tour terminaba en la zona del puerto, pero antes visitamos otros lugares como Misión Dolores (fundada por misioneros españoles con el objetivo de evangelizar a los indios, fue el primer edificio de San Francisco), el City Hall (ayuntamiento), Grace Cathedral (situada en la parte alta de Nob Hill, es uno de los edificios religiosos más importantes de la ciudad), el Golden Gate Park (el pulmón de San Francisco, un parque de más de 5 kilómetros de longitud), Financial District (distrito financiero) y la zona de Haight Ashbury la más alternativa y hippie de San Francisco). Terminamos el tour en el viejo puerto de Fisherman´s Wharf, una zona muy animada tanto de día como de noche. En uno de sus muelles más famosos (Pier 39) nos encontramos con multitud de restaurantes y los famosos leones marinos.
Nos gustó tanto la ciudad que al día siguiente visitamos la mayoría de estos sitios pero en bicicleta. La ciudad está muy preparada para los cicloturistas. Cruzar los 3 kilómetros del Golden Gate y conocer el precioso pueblo de Sausalito fue una experiencia inolvidable. Por cierto, increíble cómo cambia la temperatura de un lado de la bahía al otro. Dejamos una mañana completa para visitar la isla de Alcatraz, una de las cárceles más famosas del mundo y visita imprescindible por suuesto. El paseo en barco por la bahía hasta llegar a la isla es una pasada, eso sí, abrigaros mucho porque el viento pega de lo lindo. Descubrir los pasillos y las celdas de castigo donde presos como Al Capone estuvieron encerrados es una sensación única y inexplicable, hay que vivirlo. Y por supuesto, no puedes abandonar la ciudad sin haberte subido al Cable Car y disfrutar de las empinadas calles, famoso tranvía con un funcionamiento especial y un ruido también un tanto “especial”. Pero merece la pena sin duda. En San Francisco todo el mundo encuentra su lugar, nosotros también.

Atención: Utilizamos cookies para asegurar que te ofrecemos la mejor experiencia en nuestro sitio web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información haz click Leer más... Aceptar